La correcta interpretación de la Biblia

Cualquier día sientes que tocan a tu puerta. Sales a abrir. Te saludan dos personas con sonrisa simpática: “¿Podemos conversar un ratito? Estamos predicando la Palabra de Dios. ¿Sabe Ud. cuál es el nombre de Dios?…” Te das cuenta que son protestantes y no sabes que hacer. Quieres despedirles sin herirles y le aceptas unas cuantas palabras. De pronto te ves envuelto en una conversación bíblica. Los visitantes confirman sus afirmaciones mostrándote pasajes de la Biblia. Parecen tener razón. Te surgen dudas religiosas y quedas admirado de cuánto saben. Se despiden prometiéndo volver para enseñarte más. No sabes si creerles o no. Eres católico pero te preguntas: ¿Tendrán razón? ¿Cuál es la verdad? ¡Este artículo te responderá!

EL CAOS DE LAS SECTAS

Desde hace unos veinte años atrás nos ha ido cayendo una serie de sectas religiosas no católicas : evangélicos de distintas denominaciones, adventistas, mormones, testigos de Jehová, israelitas del nuevo pacto, etc. Estos grupos trabajando con entusiasmo han captado muchos adeptos de entre los fieles católicos. Tanto que hoy constituyen un problema para la Iglesia. Así lo reconoce la IV Conferencia Episcopal Latinoamericana: “El problema de las sectas ha adquirido proporciones dramáticas y ha llegado a ser verdaderamente preocupante sobre todo por el creciente proselitismo… insisten en que la única base de la fe es la Sagrada Escritura, interpretada de manera personal y fundamentalista…”(S. Domingo Nº 139-140). Una de las causas del problema de las sectas, y quizá la principal, es LA IGNORANCIA DE LA MAYOR PARTE DEL PUEBLO CATOLICO ACERCA DE LA PALABRA DE DIOS ESCRITA, LA BIBLIA. Ocurre entonces que al utilizar LA AUTORIDAD del Libro Sagrado como fundamento de sus enseñanzas, ellos consiguen impactar en el corazón de sus oyentes. Y es que por mucho que un católico ignore el contenido de la Biblia no desconoce en cambio la fuerza autoritativa del Libro Sagrado de Dios. Por tanto las sectas con su predicación bíblica aparecen como transmisores de una Palabra Divina que ha sido descuidada por la Iglesia Católica. No es de extrañar su éxito.

El resultado ha sido una proliferación confusa de interpretaciones de la Biblia (1 Timoteo 6,3-5). Cada una de las sectas propaga su interpretación particular de ella y la defiende como la pura verdad. Unos enseñan que el día sagrado de Dios es el Sábado. Otros enseñan que Jesucristo vino a Norteamerica y ahí fundó una nueva Iglesia. Otros afirman que hay que seguir con los sacrificios de animales en el culto a Dios. Otros prohiben las transfusiones de sangre porque violan la ley de Dios. Así por el estilo muchas doctrinas contradictorias y dispares. Ante esto nos preguntamos: ¿Cuál de estas doctrinas es verdadera? No todas pueden serlo. ¿Cómo saber cuál es la verdadera interpretación de la Biblia?… Para hallar una respuesta segura es preciso identificarcon certeza quién tiene con certeza la Verdad de Jesucristo. Esta Verdad solo puede tenerla la Iglesia fundada por el mismo Jesucristo. Y por tanto solo ella tiene autoridad para dar la correcta interpretación de la Biblia. ¿Cierto?

CUAL ES LA IGLESIA VERDADERA

Identifiquemos pues cuál es la verdadera Iglesia de Jesucristo.

Jesús vino con la misión de salvar al mundo entero hace dos mil años. Con el propósito de extender su obra redentora por el mundo entero y a lo largo de los siglos Jesús fundó una Iglesia. (“Iglesia”es una palabra de origen griego que significa “asamblea, comunidad, congregación”. Se refiere a una comunión de personas y no a lugares de culto.) Jesús paralelamente a su trabajo de predicación convocó y capacitó a un grupo de doce apóstoles para que fueran los responsables de su Iglesia (Marcos 3, 13-19). A ellos les comunicó la Verdad entera y los envió a continuar su misión redentora: “Como el Padre me envió a mi, así yo los envío a ustedes” (Juan 20,21). “Vayan pues a las gentes de todas las naciones y háganlas mis discípulos…” (Mateo 28,19). Para que cumplieran cabalmente su misión les prometió la asistencia continua del Espíritu Santo (Juan 14,16; Juan 16,12-15).

De entre los doce apóstoles Jesús nombró particularmente a San Pedro como responsable máximo de la Iglesia. ¿Cómo se demuestra esto? En primer lugar: Jesús funda la Iglesia sobre él (Mateo, 16,18) y luego, ratificando esta nombramiento le da “las llaves del reino y el poder de atar y desatar”(Mateo 16,19). En segundo lugar: en la última cena le encarga confirmar la fe de sus hermanos (Lucas 22,32). Y en tercer lugar: después de su resurrección le encarga el pastoreo de sus ovejas (Juan 21,15-17).

Demostrado esto, lo que queda por ver es cuál de las iglesias cristianas del siglo XX es la continuadora de la Iglesia fundada por Jesucristo. San Pedro y los apóstoles murieron pero ¿quienes continuaron su misión en los siglos posteriores hasta hoy? Pues bien, digámoslo claramente: LOS REGISTROS HISTORICOS PRUEBAN QUE LA IGLESIA CATOLICA ES LA UNICA QUE VIENE DESDE LOS APOSTOLES HASTA EL DIA DE HOY y por tanto es la Iglesia fundada por Jesucristo. ( ¡Jesús aseguró que la muerte no vencería a su Iglesia: Mateo 16,18. También afirmó que estaría con sus apóstoles hasta el fin del mundo!: Mateo 28,20). Las pruebas están en los libros de historia universal. Abre cualquier enciclopedia y verás que es así. ¡La Iglesia Católica tiene veinte siglos de existencia! Ciértamente el nombre de “CATOLICA” no se la puso Jesús ni los apóstoles y por eso no aparece en la Biblia. Este nombre griego “CATOLICO”, que en castellano significa “UNIVERSAL”, se la pusieron los cristianos del siglo segundo como signo de su expansión por el mundo entero. Pero lo que importa no es su nombre si no su existencia verificada desde los apóstoles hasta hoy. Y en esto las pruebas son irrefutables! Por eso se llama “Iglesia Católica y Apostólica”. El nombramiento de Pedro como pastor responsable del Rebaño de Cristo, o “Vicario de Cristo”, se ha ido transmitiendo ininterrumpidamente en una secuencia de 264 elegidos hasta Juan Pablo II. El primero fue Pedro, el segundo se llamó Lino, el tercero se llamó Anacleto, el cuarto se llamó Clemente, el quinto fue Evaristo y así sucesivamente hasta el actual Vicario de Cristo :Juan Pablo II. Esto se llama SUCESION APOSTOLICA y solo lo detenta la Iglesia Católica. Esta es la gran prueba de su autenticidad sin mencionar otras pruebas también válidas.

Todas las demás iglesias ni han partido de Cristo ni han heredado la autoridad apostólica. Tendrán sin duda bastantes cosas buenas: miembros entusiastas, uso constante de la Biblia, atractivas reuniones, predicadores que impactan, una hermandad manifiesta, etc., pero a pesar de esto NO SON LA VERDADERA IGLESIA DE CRISTO. Tienen una parte de la Verdad en la medida que se han separado del único tronco pero no tienen la verdad completa. Una corta investigación de los orígenes de cada iglesia no católica revela que fueron fundados en siglos recientes (los más antiguos hace CUATRO SIGLOS). Y sus fundadores en muchos casos no tuvieron preparación bíblica. No negamos sus buenas intenciones de REFORMAR la Iglesia de su tiempo, pero eso no les daba autorización para interpretar la Biblia por su cuenta (2 Pedro 1,20) y dar inicio a una nueva iglesia dividiendo el Unico Rebaño de Cristo (1 Corin-

tios 12,12-13; Efesios 4,4-6 ). ( Este estudio de la Iglesia verdadera lo ampliaremos más en los próximos numeros de MSXXI).

Asentado claramente que la verdadera Iglesia de Jesucristo es la Iglesia Católica podemos afirmar que solo Ella tiene la Verdad completa de Jesucristo. Y por tanto, solo ella puede dar la correcta interpretación de la verdad que está contenida en la Santa Biblia.

EL CORRECTO ENTENDIMIENTO DE LA BIBLIA

Todo católico debe tener prudencia al recibir enseñanzas de la Biblia. ¿Por qué? Porque se trata del conocimiento de la Verdad Divina. Y nadie que no esté enviado ni debidamente acreditado por la Iglesia de Jesúcristo tiene autoridad para enseñarla. Ya Jesús advirtió que “aparecerán muchos falsos profetas y engañarán a mucha gente“(Mateo 24,11); “cuídense de esos falsos profetas que pretenden hablar de parte de Dios.“(Mateo 7,15). San Pedro, el primer Vicario de Cristo, hizo notar que en las cartas de San Pablo y en otras partes de las Escrituras “hay partes difíciles de entender que los ignorantes y débiles en la fe tuercen para su propia condenación“(2 Pedro 3,16). Y el apóstol San Juan ordenó tajantemente: “si alguno va a visitarlos a ustedes y no lleva esta enseñanza, no lo reciban en casa ni lo saluden“(2 Juan 1,10). Jesús y los apóstoles advirtieron sobre los falsos maestros. ¿Acaso no son hoy vigentes sus advertencias? Tú no las debes olvidar o tomarlas a la ligera, sobre todo si te falta formación cristiana. Aplícalas cuando te quieran hablar de la Biblia.

No todo el que viene a tí con la Biblia en la mano tiene la Verdad. Puede traer algo de la verdad pero mezclada con errores. Te corresponde “verificar sus credenciales” de portador de la Verdad de Jesucristo. La pregunta clave que debes hacerle es: “¿Quién te envía a enseñarme la Palabra de Dios?” Tal vez te responderá: “vengo en Nombre de Dios”o “El Señor me envía”, pero eso son solo palabras. Lo real es que vienen en nombre de un grupo religioso concreto y debe identificarlo. ¿Demuestra pertenecer a la verdadera Iglesia de Jesucristo que es la Iglesia Católica? ¡Abrele la puerta y aprovecha su trabajo evangelizador para instruirte en la Palabra de Dios! ¿No pertenece a ella sino a uno de tantos grupos cristianos fundados por hombres? Agradécele la visita y despídelo: Puedes empezar a aprender la Verdad de Dios con una serie de errores que luego te lleven a renunciar a tu preciosa herencia católica como ya ha sucedido en muchísimos casos.

¿Cuál es la correcta interpretación de la Biblia? Es la que da la Iglesia Católica. Con esto no queremos acusar a las demás iglesias de ser enteramente falsas pues ciertamente tienen una parte más o menos grande de la verdad pero también más o menos mezclada con erradas interpretaciones. Advertir esto es un deber de conciencia hacia nuestros hermanos católicos, pero sin por eso faltar al espíritu ecuménico que hay hacia nuestros hermanos protestantes después del Concilio Vaticano II. (ecumenismo =acercamiento de las iglesias cristianas) . Y también en nombre del pueblo católicopedimos a nuestros pastores (obispos y sacerdotes) una más intensa evangelización bíblica para superar decenios de ausencia de la Palabra de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: