Posteado por: ictus | noviembre 25, 2008

Por que soy católico?

¿Por qué eres católico? Porque es la religión de mis padres…  porque es la de mi familia… porque me acostumbré…  Todos tienen un motivo, más o menos válido.  La verdadera razón es que Dios nos dejó una sola Iglesia y tenemos que ser miembros de ella.  ¿Dónde podemos encontrar la respuesta a esa pregunta?  En la Biblia.  En el Evangelio de Mateo encontramos: “Tú eres Pedro y sobre esta Piedra edificaré mi iglesia” (Mt. 16, 18-19).  La palabra de Dios es muy clara y precisa.  Jesús habló de “edificar mi Iglesia”. No hablo de muchas, ni de varias Iglesias. Jesús fue claro. “Mi Iglesia”.  La persona sobre la cual fundó la Iglesia es San Pedro.  Tenemos que buscar las personas que han sucedido o han venido después de San Pedro.  La historia nos confirma que el Primer Papa fue San Pedro;  el segundo Papa, San Lino desde el año 67 al 79 y San Anacleto del año 79 al 90.  En la historia encontramos la cadena completa de los Papas desde San Pedro hasta hoy, S. S. Benedicto XVI.  La historia nos confirma la sucesión completa de los Papas. 

¿Qué importancia tiene la Iglesia para los hombres? La Iglesia es necesaria para que la salvación llegue a todos los hombres.  La Iglesia es la continuadora de la obra redentora de Dios, desde su fundación hasta nuestros días y de aquí hasta el final de los tiempos.  Por eso Jesucristo  habló así   a los Apóstoles: “Vayan por el mundo entero y hagan discípulos míos entre todos los pueblos,… y  enséñenles a cumplir todo lo que yo les he mandado… Yo estaré con Ustedes siempre, hasta el final del mundo” (Mt. 28, 19-20).  También le concedió una gran autoridad: “Todo lo que Ustedes aten en la tierra, quedará atado en el cielo y todo lo que desaten en la tierra, quedará desatado en el cielo” (Mt. 18, 18). 

Durante la Última Cena, Jesús insistió para que sus apóstoles predicaran y vivieran la unidad.  En su plegaria al Padre, Jesús oró así: “Ruego Padre que todos sean uno, como tu, Padre estás en mi y yo en ti; que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste” (Jo. 17, 21).  Para que no haya confusión alguna, Jesucristo eligió a San Pedro como jefe y pastor del rebaño y más aún le repitió ese mandato tres veces: “apacienta mis corderos” (15b); “apacienta mis ovejas” (16) y “apacienta mis ovejas” (17,b).  El Señor Jesús mandó a los discípulos a celebrar la Eucaristía que es el “sacrificio de la nueva y eterna alianza” (Lc. 22, 19-20; 1Cor. 11, 25-26). 

Por nosotros Jesús hizo todos estos signos y estableció la Iglesia con una misión salvadora.  Yo quiero salvarme.  Tengo que estar en comunión y en relación con la Iglesia de Cristo, la que El mismo fundó y de la cual dijo: “El que los escucha a Ustedes, a mi me escucha y el que los rechaza a ustedes, a mi me rechaza, y el que me rechaza a mi, rechaza al que me envió”  (Mt. 10, 40 y Lc. 10, 16).  El apóstol Pablo nos enseña: “Un solo Señor, una sola Fe, un solo Dios y Padre” (Ef. 4, 4-5). 

Jesús lo dejó todo claro.  Promover divisiones dentro del cristianismo es ir contra la voluntad y el deseo de Jesucristo: “Que todos sean uno…” (Jo. 17, 21)  Por eso yo soy y seré católico.  Quiero estar en la Iglesia, vivir en ella y en ella quiero morir para vivir eternamente con Jesús en el cielo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: